El Rosario, La Libertad

Diseño arquitectónico interior

Hablar de El Rosario es hablar de “Niña Blanquita”, quien se hizo cargo de esta panadería que sus padres fundaron, en 1930, a un costado de la iglesia El Rosario, en la Ciudad de Guatemala. Fue hasta 1965 que se establece en El Salvador con la idea de especializarse en panadería tradicional salvadoreña y ponerle su toque personal. Así esta idea se convirtió en la característica esencial de la panadería. En esta oportunidad el proyecto parte de la idea de renovar esta imagen tradicional sin perder la esencia y se enfocó en la nueva sucursal en la zona comercial de la ciudad conocida como Puerto de La Libertad.

Componentes

Este local cuenta con un área total de 36.01 m2, el programa espacial con el que se organiza el proyecto es el siguiente:

  • 1 cámara refrigerante para pasteles.
  • 1 área de caja.
  • 1 area para autoservicio de frozen.
  • 2 mostradores para pan y postres.
  • 1 área para equipos de refrescos, café y hornos.
  • 1 área de lista.

Planta de distribución

 

Funcionamiento

El proyecto se resuelve a partir de una circulación lineal que desde 2 accesos, 1 público y otro de servicio, orienta a todos los ambientes públicos y privados.

Lenguaje arquitectónico

En general, el espacio de El Rosario posee un carácter minimalista contemporáneo, catalogado así por la limpieza de sus líneas rectas, los tonos neutros y el uso limitado de elementos. La ruptura de la frialdad del minimalismo se logra con el color magente corporativo en cantidades generosas, siendo el protagonista junto a la madera que se relaciona con el marrón corporativo. El nuevo concepto se refleja en la imagen con la incoporación del gris oscuro y el verde, que aportan un refrescamiento asociando el espacio interior a productos saludables.

Particularidades de la arquitectura de esta sucursal

El Puerto de La Libertad, o La Libertad, es una ciudad que emerge de la época republicana y su importancia radica en la creación del puerto de su mismo nombre, cuyo mayor auge se dio durante la primera mitad del siglo XX. Este puerto fue un detonante para desarrollar el comercio y recientemente el turismo, lo que le convierte en una ubicación estratégica para el comercio de hostelería. El local forma parte de una antigua vivienda republicana y, pese a que ha perdido la mayor parte de su estructura original, conserva la esquina ochave esencial de esta arquitectura, razón por la que se decidió conservar y enfatizar mediante la señalética y el uso extendido del magenta, así como pequeños detalles en marquesina y luminarias que de alguna manera evocan el estilo original de la casa.

Otras sucursales diseñadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

© 2019 ESTUDIO VIDA. Todos los derechos reservados.