Disculpa los cambios o la falta de coherencia, estamos haciendo ajustes en el sitio web para mejorar tu experiencia. Gracias por comprender.

El hospital del que todos se olvidaron

El 17 de septiembre de 2019, el Estado salvadoreño dio inicio a la demolición del antiguo Hospital de Maternidad, como paso previo a la construcción de un nuevo edificio de atención médica que formará parte de la tan necesitada ampliación del Hospital Rosales. La Oficina de Planificación del Área Metropolitana de San Salvador (OPAMSS) señala, en su Esquema Director (2016), que este Hospital se ubicaba dentro de una zona cuyo tratamiento es de recuperación de centros históricos y además, de acuerdo al control de dictámenes por evaluación de edificios (2001) en el expediente No. 0024 que corresponde al Hospital de Maternidad, hay un dictamen de bandera verde en el edificio construido en 1952, lo que significa que no hay daño visible en los elementos estructurales. Pese a todo lo anterior, aparentemente nadie cuestionó la demolición de este edificio, ni el Ministerio de Cultura, ni gremiales relacionadas, academia o sociedad civil en general; en otras palabras, el antiguo Hospital de Maternidad no tenía ningún valor histórico o arquitectónico que le hiciese merecedor de ser conservado, al menos en una parte.

El momento en que se hizo el Hospital

De acuerdo a algunas tesis de Arquitectura y de Medicina de la Universidad de El Salvador (UES), el Hospital de Maternidad llevaba años en gestión por parte de presidentes y ministros de salud, pero fue hasta 1945 que se comenzó a plantear gracias a un donativo de 150,000 colones que hiciere Doña Concha v. de Regalado. Se definió que este Hospital se construyera en un terreno frente al Hospital Rosales, el cual la administración del general Maximiliano Hernández Martínez había previsto para la Escuela de Enfermeras que ya operaba dentro del Hospital Rosales. Tomás Regalado, hijo de Doña Concha, nombró entre varios titulares al ingeniero Manuel López Harrison, quien hasta 1938 había sido subsecretario de obras públicas, como el responsable de elaborar los planos para este Hospital. Una opción sería hacerlo en un solo nivel y con una capacidad de 150 camas y otra sería en dos niveles con capacidad para 300 camas. Una de las últimas decisiones tomadas por el Gral. Hernández Martínez fue que el Hospital se hiciera para 300 camas y, además adquirió los lotes adyacentes para que este tuviera la amplitud necesaria. Suministrando además los materiales de acuerdo a los requerido por los donantes.

El Gral. Hernández Martínez había conseguido mantener su cargo como presidente desde 1931 gracias a una nueva Constitución que le permitía continuar, sin elecciones libres, hasta la primera mañana de 1945. Además en el marco de esta nueva Constitución, el Estado salvadoreño suprimió la autonomía municipal y universitaria, dejando el pensamiento, acciones cívicas y políticas del pueblo en manos del gobernante, constituyéndose como un dictador (Cañas Dinarte, 2019). El Ing. López Harrison había renunciado violentamente a su cargo dentro del gabinete de Hernández Martínez, pues  no estaba de acuerdo con esta política dictatorial (Luna, s.f.), estas diferencias hicieron que no pudiera encargarse de la obra y es así como esta es encomendada más tarde al arquitecto Ernesto De Sola, quien en ese tiempo se encuentra en el auge del diseño arquitectónico junto a Armando Sol.[1]

El Hospital de Maternidad se construyó de manera irregular y lenta debido a los desequilibrios políticos causados por la dictadura militar. En 1948 se termina de construir el edificio central y en 1953 se inaugura el edificio completo en el marco del primer Congreso Centroamericano de Sociedades de Ginecología y Obstetricia. Finalmente es abierto al público el 20 de abril de 1954.

Ilustración 1: Dibujo original obtenido del libro Ernesto de Sola. Arquitecto (Kalina, 2015) intervenido por Rafael Tobar (2019) para el editorial de Estudio Vida.

Cómo era la arquitectura de Maternidad.

De acuerdo a planos de Ernesto De Sola, el proyecto del Hospital de Maternidad data de 1946, un año después de haberse concretado la iniciativa de planificarlo. En ese contexto y, siendo De Sola uno de los dos arquitectos en boga, el resultado debería corresponderse con la arquitectura producida por él en ese momento.

La arquitectura de Ernesto De Sola se puede separar en 3 etapas estilísticas fundamentales, una primera de expresión historicista neocolonial cuyas principales producciones se encuentran en residencias de la colonia Flor Blanca, una segunda marcada por el art decó que puede apreciarse en múltiples edificios comerciales y corporativos del centro histórico de San Salvador y una tercera volcada hacia el movimiento moderno en la cual la producción de De Sola se disemina, dentro de la lógica de expansión de la Ciudad, en diversos puntos. Entre estas etapas se lee con nitidez la diferencia de lenguajes arquitectónicos.

La formación estadounidense de De Sola está enmarcada en el movimiento moderno[2], sin embargo, al regresar a El Salvador encuentra una sociedad conservadora muy distanciada de aquellos estilos. Con astucia introduce, en principio y junto a otros actores, ciertos cambios en los modos de vida, sin embargo, es hasta la última etapa en donde desarrolla su máxima capacidad expresiva de Modernidad. Al observar cronológicamente la producción de Ernesto De Sola[3], curiosamente el Hospital de Maternidad es la primera expresión moderna de su arquitectura, de acuerdo a las tesis antes citadas, se asesoró del Arq. Gutterson del Servicio Interamericano dando como resultado un edificio que difiere estilísticamente de lo producido hasta ese momento.

Así pues, en el edificio del antiguo Hospital de Maternidad pueden valorarse dos influencias modernistas, una de Walter Gropius[4], quien manejó la escala de manera sobria y con la horizontalidad como signo de institucionalidad, a diferencia de Gropius, De sola utilizó la ventana de manera dosificada mediante marquesinas seriadas y extendidas a lo largo de todo el edificio, lo que enfatizaba la horizontalidad y protegía del sol; pero lo más destacable es su formación norteamericana, al apreciar también una máxima influencia de Frank Lloyd Wright[5] en la contraposición de estas líneas horizontales con el volumen de la escalera, aún más sobrio y de proporciones verticales; además de la agrupación de las ventanas en formato horizontal, muy propio del Prairie School tan promovido por Wright. Esta influencia se verá más marcada en el edificio de la actual Lotería Nacional (1955), la capilla del colegio La Asunción (1956), residencias en la colonia San Benito y Escalón (1950 – 1960), su propia residencia (1969) y varios proyectos que quedaron en dibujos.

En el contexto de 1946 en que se proyecta el Hospital de Maternidad, esta expresión resulta ser la primicia de un lenguaje que más adelante se convertiría en una tipología que, con el tiempo, se ha ido transformando hasta llegar a las actuales expresiones de la arquitectura hospitalaria salvadoreña.

Ilustración 2: Dibujo original obtenido del libro Ernesto de Sola. Arquitecto (Kalina, 2015) intervenido por Rafael Tobar (2019) para el editorial de Estudio Vida.

¿De qué nos perdimos?

La demolición del Hospital de Maternidad puede verse desde varias perspectivas, pero en el ánimo de ir al punto, me concentraré en los 2 valores aparentemente minimizados por la sociedad y el Estado salvadoreño: el valor histórico y el arquitectónico.

Los hechos en torno a la construcción de Maternidad delatan poco interés del Estado en atender a las mujeres embarazadas en forma especializada. Pese a que por años se estaba gestionando la obra, no fue sino gracias al donativo de Doña Concha v. de Regalado que se consiguió planificar y construir el proyecto. Al debate queda discutir cuáles pudieron ser las razones personales por las que este personaje decidiera ese destino para esos fondos. A decir verdad, en los aciertos más difundidos del gobierno de Maximiliano Hernández, no se habla de este Hospital; de hecho, la desestabilidad política de la época en que se construye hace que este proceso sea sumamente irregular y tardado, haciendo que los créditos de su apertura al público cayeran en el gobierno del teniente coronel Óscar Osorio (1950 – 1956) en el marco de una administración basada en un Consejo Revolucionario de Gobierno. Los tintes que adquiriera este convulsionado proyecto serían de un corte progresista, convirtiéndose en el primer hospital con este tipo de atención. En definitiva un hecho que daría al Hospital un gran valor histórico, tanto a nivel de salud pública como en la política general del Estado salvadoreño.

Finalmente, la arquitectura con la que se diseña el edificio del Hospital de Maternidad fue un golpe de suerte. Al renunciar el ingeniero Manuel López Harrison, la familia Regalado decide trabajar con Ernesto De Sola, uno de los arquitectos con quien varias familias de la élite salvadoreña estaban construyendo sus casas en aquellos años. De Sola, cuya formación está basada en las ideas innovadoras del movimiento moderno, decide ante esta primicia de proyecto, dotarlo de un lenguaje más “minimalista”, fiel al lema de “la forma sigue la función” dentro de una lógica muy racional en cuanto a distribución del espacio. En definitiva, el edificio del Hospital de Maternidad representaba una ruptura, no solo en cuanto a salud pública o política sino también en las formas con las que se resolvería la arquitectura hospitalaria salvadoreña en los siguientes años, en casos emblemáticos como el Hospital General del ISSS (Katstaller, 1969) o el Hospital Bloom (Rodríguez, 1970). Por lo tanto, el Hospital de Maternidad estaba dotado de un gran valor arquitectónico.

Ilustración 3: Fotografía del Hospital de Maternidad obtenida del libro Ernesto de Sola. Arquitecto (Kalina, 2015).

Más allá del valor histórico o arquitectónico, nos perdimos la oportunidad de mostrar a las futuras generaciones el significado de un edificio que fue una primicia, pues rompía con los esquemas de atención a la mujer embarazada dentro de una arquitectura sumamente novedosa en su momento. Lamentablemente este significado se perdió en la precariedad con la que fue utilizado, desarrollado y mantenido; y la decisión de su demolición, basada en nuevas y urgentes necesidades del País, fue también una decisión que todos tomamos para olvidar nuestro propio pasado.


[1] Ernesto De Sola y Armando Sol fueron los primeros arquitectos salvadoreños graduados en el extranjero, el primero graduado del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT por sus siglas en inglés) en Estados Unidos.

[2] El Movimiento moderno fue un estilo arquitectónico desarrollado en todo el mundo entre 1925 y 1965, se caracteriza por su sencillez lineal y funcional basada en la geometría simple y los materiales industriales. En El Salvador su producción llegó a extenderse hasta la década de los 80 perdiendo su auge en el contexto de la guerra civil.

[3] Esta observación se hace sobre los proyectos expuestos en el libro Ernesto De Sola Arquitecto (Kalina, 2015).

[4] Watler Gropius fue un arquitecto. Fundador y primer director de la Escuela de la Bauhaus en Alemania, muy conocida por ser precursora del movimiento moderno.

[5] Frank Lloyd Wright, conocido como “el mejor arquitecto americano” formó parte de la primera generación de arquitectos modernistas. Su influencia en la arquitectura salvadoreña está ampliamente discutida por arquitectos locales.

Este escrito fue creado por Rafael Tobar, como un texto de opinión para el períodico digital El Faro, cuya publicación puede leerse haciendo clic aquí.

— Posted on septiembre 28, 2019 at 8:00 am by

Tags: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

© 2019 ESTUDIO VIDA. Todos los derechos reservados.